Toda persona que utilice una silla de ruedas, pase largos periodos en la cama o tenga movilidad reducida, conoce  lo que son las tan temidas úlceras por presión o escaras.

Una escara o úlcera por presión es una herida en la piel que se produce cuando se expone a presión, roce o abrasión por deslizamiento, y como consecuencia las células afectadas terminan muriendo.

Generalmente aparecen en personas con movilidad reducida o que están encamadas por un tiempo prolongado.

La permanencia en una misma postura durante demasiado tiempo puede producir escaras.

Ésto ocurre sobre todo en zonas con prominencias óseas como son los talones, las rodillas, las caderas o la parte inferior de la espalda.

GRADOS DE LAS ÚLCERAS POR PRESIÓN:

Según su gravedad, las úlceras por presión o escaras, presentan cuatro grados o estadios:

  • Estadio 1: la piel se conserva íntegra aunque eritematosa y al ejercer presión sobre ella no se blanquea.

  • Estadio 2: se presenta una úlcera superficial en forma de abrasión, tanto de epidermis como de dermis.

  • Estadio 3: la piel empieza a perder grosor y el tejido subcutáneo y los músculos comienzan a verse también afectados.

  • Estadio 4: el grosor de la piel va siendo cada vez menor y quedan afectados también los tendones hasta llegar al hueso.

CAUSAS:

El contacto continuo de la piel contra otra superficie produce estas lesiones en la piel sobretodo en las siguientes circunstancias:

  • Permanecer largos periodos de tiempo en la misma postura.

  • El roce continuo con sábanas y tejidos no naturales.

  • La falta de hidratación o nutrición de la persona con movilidad reducida.

  • Mantener humedad en la piel.

  • La falta de higiene por ejemplo una falta de higiene en la zona pélvica.

  • Ciertos problemas en la piel como pueden ser edemas o sequedad.

¿EN QUE LUGARES DEL CUERPO SUELEN APARECER?

Normalmente se forman en zonas en las que hay presión o fricción. Aparecen con más frecuencia cuando la persona está encamada o permanece mucho tiempo tumbada o sentada.

Estas zonas más vulnerables son:

  • Parte posterior de la cabeza.

  • Parte posterior de los hombros.

  • Zona lumbar.

  • Sacro (zona final de la columna vertebral).

  • Talones y tobillos.

  • Codos y rodillas.

  • Genitales en el caso de los hombres.

  • Pechos, en el caso de las mujeres.

Un usuario de silla de ruedas está en riesgo de desarrollar una úlcera por presión en:

  • Las nalgas

  • El coxis (la parte final de la columna vertebral)

  • La columna vertebral

  • Los omóplatos

  • La parte posterior de brazos y piernas

PREVENCIÓN:

Teniendo en cuenta que la aparición de una escara se asocia al tiempo que transcurre la persona con poca movilidad, por ejemplo encamada, podríamos reducir su riesgo.

Si eliminamos las causas que las producen conseguiremos reducir su aparición.

En personas con poca movilidad es conveniente el cambio de postura cada dos o tres horas, y conseguir así que la piel presionada deje de estarlo.

Además se recomienda utilizar tejidos de algodón en la ropa de cama que estén colocados de tal forma que no dejen arrugas.

Y el cambio de la ropa de cama tanto de la corporal se recomienda hacerla a diario, aprovechando este momento para revisar la piel y comprobar que está bien.

Existen ciertas herramientas que se utilizan para prevenir su aparición:

  • Utilización de vendajes o apósitos especiales en las zonas de más riesgo. Se utilizan tanto para prevenir como para tratar una escara. 

  • Utilización de colchones y cojines especiales contra este tipo de lesión. De este modo se libera la presión en determinadas partes de la piel y se previenen estas lesiones.

  • Finalmente, una nutrición adecuada (conteniendo ciertos suplementos como las proteínas, el zinc y la vitamina C), cremas y pomadas específicas, prevenir posibles infecciones o la terapia física para aumentar la movilidad si fuera posible.

Pin It on Pinterest

Share This