Siempre que estéis sentados en la silla de ruedas debéis llevar un cojín para prevenir las úlceras por presión en la zona isquiática.

Y qué decir de evitar sentaros, aunque sea por una brevedad de tiempo en una superficie dura.

Hay distintos cojines y cada uno ofrece una protección distinta según el material y el diseño de cada uno.

Lo mejor es que tu médico rehabilitador te recomiende el que mejor se adapte a tus necesidades y tu tipo de lesión.

Aún así te explicamos cada tipo de cojín, para que tipo de protección de escaras están recomendados y sus características mas destacadas.

TIPOS DE COJINES ANTIESCARAS:

COJÍN FLOTADOR: Mi recomendación es que NUNCA debéis usar un cojín tipo flotador o donut.

Ya que no distribuyen bien la presión y no son adecuados para pasar largas temporadas sentados.

COJÍN DE ESPUMA:

  • Ventajas: Es un material ligero, barato y disponible en distintas densidades y formas.

  • Inconvenientes: Se desgastan con facilidad. Son difíciles de lavar. Pueden dar calor. Se endurecen con el frío.

COJÍN DE GLOTACIÓN (AGUA O GEL): 

  • Ventajas: Son fáciles de limpiar. Protegen bien de la presión. No dan calor.

  • Inconvenientes: Pueden ser pesados y son más caros que los de espuma. 

COJÍN DE AIRE: 

  • Ventajas: Son ligeros y fáciles de lavar. Al ser de aire, su presión de inflado ha de ser adecuada. Buena protección antiescaras.

  • Inconvenientes: Son caros. Pueden dificultar el equilibrio y la postura. Hay que comprobar la presión del aire con frecuencia. Se pueden pinchar. 

COMBINACIÓN DE MATERIALES:  Combinan varios materiales, como gel, espuma o aire, y de esa forma poder dar una mayor protección.

  • Ventajas: Son más personalizados. Ofrecen una protección alta frente a la presión.

  • Inconvenientes: Son caros. Pueden ser bastante pesados.

    Si una parte del cojín es de aire, puede pincharse.

COJINES DE PRESIÓN ALTERNA:  Son cojines de aire que usan una bomba que cambia y alterna la presión en las distintas secciones del cojín.

  • Ventajas: Protección alta frente a la presión.

  • Inconvenientes: Son caros. Funcionan con una batería que debe cargarse. Tienen un mantenimiento costoso.

MANTENIMIENTO Y CUIDADO:

Lo primero de todo hay que tener una buena higiene y realizar el mantenimiento adecuado para cada tipo de material.

Hay que limpiarlos con frecuencia y mantener la funda limpia y seca.

Dependiendo del material del que esté hecho cada cojín necesitarás estar atento a su deterioro para cambiarlo, ya que estos cojines son caros pero no eternos:

  • Cojín de espuma: Hay que cambiarlos cuando la espuma se hace más blanda, cambia de color o se deforma demasiado con nuestro peso.

  • Cojín de flotación (agua, gel): Hay que cambiarlo cuando notemos que el gel ha perdido su densidad y es más líquido.

  • Cojín de aire: Hay que cambiarlos cuando sufren un pinchazo o fuga que resulta difícil de reparar.

  • Combinación de materiales: Hay que cambiarlos cuando parte de espuma o viscolástico pierna su forma original. 

    • Si una parte es de gel puede perder densidad.

    • Si una parte del cojín es de aire, puede pincharse.
  • Cojines de presión alternaFuncionan con batería por lo que ésta debe funcionar correctamente, una vez que falle o alguna de sus partes se deteriore habrá que renovarlo.

Puedes seguirnos a través de:

Pin It on Pinterest

Share This